Jimena Cortés, Alumni

 

Mi nombre es Jimena Rocío Cortés Cusme, todo comenzó en la PUCE Santo Domingo, cuando inicié mis prácticas del colegio. Todos los días eran distintos haciendo una y otras cosas más e incluso, conociendo cada rincón de la Sede Universitaria. Hasta que un día, todo cambió. 

Inicié mi carrera de Ciencias de la Educación a los 18 años en el 2012, fui creciendo personal y profesionalmente. En aquella época conocí a muchas personas que se convirtieron en compañeros y compañeras de clases. Lo sorprendente es que en un aula de clase no ingresábamos los 32 que iniciamos el primer semestre.

Al pasar los semestres íbamos quedando menos, la batalla cada día era más compleja, pero nunca imposible. Rendirme era una de las cosas que no pasaban por mi mente, porque gracias a Dios tuve el apoyo de mi familia y de grandes personas que fueron mis docentes, quienes, con su guía, apoyo y aprendizaje, marcaron mi vida con una enseñanza diferente a los cuáles recuerdo siempre. Gracias a ellos salí triunfando con mi Licenciatura en Docencia y Gestión de Educación Básica.

Luego tuve la oportunidad de trabajar, empezando por el curso de Pedagogía y Adaptaciones Curriculares que ofrecía la PUCE Santo Domingo, así fui adquiriendo más experiencia laboral y puse en práctica lo aprendido en el transcurso de mi carrera universitaria. Gracias a los conocimientos que pude adquirir en el camino de mi licenciatura, obtuve  un trabajo en una institución reconocida en la ciudad, donde he aplicado todo lo aprendido por mis profesores de Grado, en los distintos semestres.

Después de dos años de haberme graduado adquirí una meta que me había propuesto y que al fin se me había concedido, logrando estudiar la maestría en la PUCE Santo Domingo. Me animé e inicié a estudiar a los 24 años mi Maestría en Innovación en Educación, la cual fue una experiencia totalmente diferente pero llena de mucho amor, conocimiento y en especial de una gran calidad educativa que me brindaron mis docentes.

Llegó la gran hora de graduarme a mis 25 años y al fin se logró una meta más cumplida en mi vida, siempre agradecida con Dios, mi familia y la PUCE Santo Domingo, que me abrió las puertas desde una edad muy temprana, pero gracias a ella crecí, me formé, y aportó a mi crecimiento como persona.

Sigo laborando con mucho amor a la educación en la Unidad Educativa Particular “Raúl González Astudillo” y enaltezco los valores que me formaron durante mi carrera de grado y postgrado, además la PUCE Santo Domingo, me abrió las puertas para trabajar en un alto nivel, es decir, dando clases a medio tiempo en las diferentes Escuelas de Grado, que me han dejado grandes experiencias con mis estudiantes.

Estoy feliz de ser parte de ésta gran familia PUCE Santo Domingo y de haber compartido con grandes seres humanos y profesionales.¡Siempre estoy orgullosa de ser Alumni de la PUCE Santo Domingo!