Christian Ríos Gaibor, Alumni

 

Mi nombre es Christian Ríos Gaibor, nací y crecí en el seno de una familia humilde, sencilla y con limitaciones económicas. Sin embargo, gracias a mi madre y abuela, dos extraordinarias mujeres que forjaron mi crecimiento desde sus orígenes, tuve la oportunidad a mis 17 años, de iniciar mi formación académica de tercer nivel en la PUCE-SD.

En esta universidad tuve varios gratos momentos. Conocí docentes de gran calidad y compañeros de aula que hoy son grandes amigos y excelentes profesionales, los inolvidables momentos vividos no son solo académicos, sino también deportivos, siendo integrante en mis cinco años de estudio, de la selección de baloncesto, distinción que me permitió representar los colores de esta institución.

Ingeniero Comercial de profesión y actualmente estudiante de posgrado en finanzas. Inicié mi carrera en el sector público como oficinista de la Dirección Provincial del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, donde tuve la oportunidad de conocer de primera mano el servicio público,  las prestaciones y servicios que se otorgan a la ciudadanía afiliada; posteriormente desempeñé el cargo de Tesorero de la Empresa Pública Municipal Registro de la Propiedad, ardua experiencia que solidifico mis conocimientos en los múltiples procesos de contratación pública y en la legalidad en conjunto con el control interno  que debe existir al iniciar un manejo de fondos públicos. En los múltiples caminos que se transitan en la vida, retorné al IESS desempeñando el cargo de planificador.

Varios años trascurrieron, después de los cuales la experiencia profesional y el conocimiento técnico de la Seguridad Social, me brindaron la oportunidad en mayo de 2019 ser designado como Director Provincial del IESS Santo Domingo hasta la actualidad, experiencia que se ha visto marcada por el cauce de una emergencia sanitaria mundial (Covid-19), que ha golpeado fuertemente a nuestro país y a la economía en general, pero sobre todo a nuestro sistema de salud. Hoy, más que nunca, me encuentro con la firme convicción de que han prevalecido los valores aprendidos en mi hogar y reforzados en la universidad:  honestidad, transparencia, lealtad y vocación de servicio, siendo este último el que me impulsa a seguir brindando un servicio, digno, con justicia y equidad para la ciudadanía de la Provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Actualmente somos parte de una nueva realidad, la cual viene cargada de múltiples retos que parecerán imposibles de vencer, que doblegarán nuestro espíritu, pero son estos mismos retos los que deberán motivarnos a mejorar, a arrimar el hombro desinteresadamente y construir juntos una provincia mejor, un Ecuador mejor, una sociedad mejor.