Adriana Segura, Alumni

 

Me encanta estudiar, es mi hobby. De verdad, estudiar es divertido. Gracias a este pasatiempo, he estado preparada para aprovechar las oportunidades que se me han presentado y también para crearlas. He vivido experiencias muy gratificantes y he conocido a personas excelentes y generosas con sus conocimientos.

 

Estudié diseño gráfico en la PUCE Santo Domingo y ha sido la base para construir mi camino profesional. Fui becaria de investigación durante el último nivel de la carrera y fui  la mejor egresada. Llevo 10 años trabajando en la universidad; inicié como diseñadora en el Departamento de Diseño y Comunicación, he continuado como profesora a tiempo completo y he trabajado en el equipo de la Dirección de Promoción y Comunicación.

 

Mientras seguía la carrera de diseño gráfico, quise estudiar inglés. Pensé en seguir un curso, pero como además me gustaba la idea de impartir clases y como en aquel entonces no trabajaba, aproveché el tiempo; pero sobre todo, aproveché el apoyo que siempre me han dado mis padres, en este caso, para estudiar una segunda carrera a la vez. Ingresé a la licenciatura en ciencias de la educación mención inglés en la UTPL. Mi plan era terminar esta carrera en el tiempo previsto, pero las cosas no siempre salen como uno espera…y menos mal, porque pueden salir mucho mejor.

 

Terminé mi segunda carrera, pero varios años después, porque por fortuna, hubo dos oportunidades más que fueron retrasando esta meta. La primera oportunidad fue trabajar en la PUCE Santo Domingo y la segunda, una beca para estudiar una maestría. De modo que, con el respaldo de mi alma mater, elegí la maestría en Marketing de la Universidad de las Fuerzas Armadas en Quito y Sangolquí, que incluía el módulo de comunicación publicitaria en la Universidad Argentina de la Empresa, en Buenos Aires.

 

Sabía que vendría algo más, quería también estudiar un doctorado. Para entonces ya estaba llegando a la meta que había prorrogado. Así es que busqué con paciencia para tomar una decisión estratégica y la fórmula me funcionó. Encontré un programa de doctorado que abarca mi formación previa, y postulé al programa de Educación y Comunicación Social de la Universidad de Málaga, en España.

 

Hay cosas en la vida que no tienen precio, una de ellas es cumplir nuestros sueños. Siempre quise estudiar y vivir fuera del país, porque sabía que esa era otra manera de aprender. Este anhelo hizo que así mismo, con paciencia, fuese preparándome, esta vez económicamente, para que se convirtiera en realidad. De tal forma que ahora estoy viviendo en España, para realizar mis estudios.

 

El doctorado supone una manera divertida de aprender y de conocer ciudades, países y colegas, pero especialmente es una manera enriquecedora de compartir lo que has investigado, es decir, de aportar. Hasta el momento he realizado ocho artículos científicos, que incluyen revistas indexadas en Scopus; he sido revisora de artículos; he presentado 10 ponencias en congresos internacionales desarrollados en Argentina, Ecuador, España y Portugal. En este último país también viví hace unos meses, donde realicé una estancia de investigación en la Universidade da Beira Interior. Actualmente estoy haciendo una segunda estancia en la Universidad Complutense de Madrid. De esa manera refuerzo el trabajo de mi tesis, que trata sobre la comunicación organizacional universitaria en el entorno online y su relación con la calidad académica.

 

El tema me gusta mucho, por eso aprovecho el tiempo para asistir a eventos organizados por la comunidad de WordPress en Madrid, con posibilidades de aportar con ponencias; y formo parte de la comunidad de Google for Startups.

 

Como el doctorado es el inicio de una vida dedicada a la investigación, me doy cuenta de que acerté al elegir mi hobby. Me ilusiona saber que mi trabajo puede contribuir a mejorar la presencia online e internacional de universidades ecuatorianas.